Nivel Inicial

NIVEL INICIAL

Este nivel  es fundamental para el desarrollo de la autonomía ­-tanto intelectual como socio-afectiva- de los niños.

Debe preparar al individuo, estructurando las bases cognitivas, favoreciendo las actividades de expresión lúdica creativa, no sólo haciendo ejercicios de alfabetización, sino también identificando signos e interpretando códigos socio-culturales; desarrollando la comprensión literaria junto al desarrollo de la lógica matemática.

Desde lo socio-afectivo implica un proceso de independización, de autoafirmación. Los niños además de descubrirse a sí mismos como individuos con deseos y derechos propios, tienen que descubrir que hay ciertas limitaciones para el cumplimiento de los mismos, ciertos obstáculos surgidos en razón de la existencia de otros individuos con deseos y derechos particulares.

Se trabaja para lograr el respeto por los sentimientos y derechos de los demás. El desarrollo de la autonomía también intenta despertar en los niños su curiosidad, su iniciativa, su capacidad para descubrir por si mismos, y la posibilidad de expresar su opinión con convicción.

Desde lo intelectual, íntimamente relacionado con lo afectivo, esta autonomía busca desarrollar un niño que proponga ideas, problemas, preguntas; que relacione los hechos, que descubra las semejanzas y diferencias, etc.

El desarrollo de los procesos intelectuales esta íntimamente ligado al desarrollo del lenguaje.

Concebimos al aprendizaje como un proceso dinámico, que se construye en el marco de un determinado contexto; tanto histórico como social y cultural, donde el sujeto desempeña un papel fundamental.

Los niños que concurren al jardín tienen ya un bagaje de conocimientos que superan su capacidad de verbalizarlos; van construyendo gradualmente interpretaciones e ideas acerca del mundo, mundo que involucra fenómenos, informaciones y experiencias que viven dentro y fuera del ámbito escolar.

 APRENDIZAJE Y NIVEL INICIAL

Para acompañar el proceso de construcción de los aprendizajes organizamos una propuesta didáctica que permita al niño ser sujeto activo y protagonista en la adquisición de los conocimientos. Como el aprendizaje se produce en interacción con los otros, esta propuesta tiene que colocar al grupo en una situación dinámica, interactiva, donde se favorezca el desarrollo de cada individuo.

Esta propuesta debe favorecer también el placer de descubrir, de experimentar, de elaborar nuevos conceptos, de crear.

Por otro lado, sabemos que el juego está íntimamente ligado al desarrollo del niño. Jugar es el modo natural que los niños tienen de relacionarse con el mundo exterior. Es el vehículo para conocerse a sí mismo, hacerse conocer y conocer a los demás.

El jugar es una actividad profundamente creativa, donde los niños demuestran y desarrollan sus capacidades intelectuales, afectivas y físicas.

Por esto, en el jardín, el juego tiene que ser un vehículo normal y cotidiano para los aprendizajes.

PROPÓSITOS DEL NIVEL INICIAL

Nos interesa especialmente que los niños:

  • Se sientan rodeados de un ambiente cálido y afectuoso, en un espacio físico, especialmente diseñado para su trabajo.
  • Se integren al grupo de compañeros.
  • Compartan juegos y actividades artísticas, científicas, literarias y de educación física.
  • Experimenten, investiguen y saquen conclusiones.
  • Aprendan a descubrir y crear en las clases de plástica, expresión corporal, ciencias, literatura.
  • A partir de los 2 años introducimos el aprendizaje del idioma inglés, intensificándolo a los 5 años.